La importancia del juego natural en la educación ambiental de la niñez 

Fuentes cursos de energia renovable eolica, paneles solares fotovoltaica, agricultura alternativa, arquitectura sostenible, bioconstrucción de permacultura.

Por Camila Barrera

El hombre en la actualidad ha puesto en riesgo la conservación de la vida, ante el desarrollo, el afán de la ciencia, la tecnología y el dualismo natural/ artificial, se ha dejado llevar por el sometimiento de un desarrollo tecnológico. Hay que destacar que el ser humano ha sido artífice de grandes cambios en la tecnología. Sin embargo, por querer llevar más allá el progreso, se lleva por delante los recursos naturales y ambientales del planeta, y deja de lado la enseñanza, el amor y la interacción por lo natural en los niños y niñas.

De aquí la importancia de desarrollar el amor por la naturaleza a través de la interacción y las vivencias. Imaginemos por un segundo qué sería de nosotros sin el juego cuando crecemos, cómo sería no poder trepar un árbol o poder arrastrarnos en el pasto. Cómo sería perder esa gran oportunidad de crecer de esta manera. Pues, cada vez que pasa el tiempo, la manera de ver la naturaleza en la ciudad se pierde y no estamos haciendo nada por no dejar a un lado el juego natural

Los niños cada vez pierden más la magia de explorar a través de ser ellos mismos, de lograr conectarse con lo natural por el afán de ir conectados con la tecnología y olvidan de dónde vienen. En Bogotá, según el DANE el 3% de los niños viven en pobreza extrema y el 16% en pobreza. Ellos no solo carecen de recursos económicos, sino también emocionales; el no compartir en familia por falta de tiempo o un por un entorno lleno de aparatos tecnológicos hace la interacción más difícil, esa misma que muchos tuvimos la fortuna de tener en algún momento de nuestra infancia. El mundo nuevo cada vez pierde más conciencia y amor por jugar y crecer naturalmente.

Es importante conocer el verdadero significado del aprendizaje ambiental ya que este es un proceso permanente y constante, que crea comprensión de las relaciones biológicas, físicas, sociales y culturales. Según la teoría de Bronfenbrenner, el entorno en el que crecemos afecta todos los planos de nuestra vida. La relación de entornos de crecimiento se entiende como un conjunto de sistemas que se relacionan entre sí, para desarrollar la forma de ser del niño en función de impulsar las destrezas y estructuras cognitivas que lo hagan más sensible a los estímulos sensoriales y a la percepción del mundo-realidad. 

 En FUNcener se busca ser un espacio alternativo para realizar actividades enfocadas en los niños, por ejemplo: cómo aprender a plantar correctamente y conocer sobre energía solar y eólica de manera dinámica; todo esto en un espacio diseñado para rodearse de naturaleza en ciudades como Bogotá, donde todos sean conscientes de la importancia de la cultura ecológica y cambien su entorno conocido por uno más natural. Somos la muestra real de cómo se puede ser sostenible en casa y en los lugares donde se aprende y se desarrolla el conocimiento ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *